Las grandes ventajas de centralizar tu información con un ERP

0
396

¿Qué es el ERP? Es una herramienta que hoy en día utilizan muchas empresas para poder gestionar la gran cantidad de datos que se genera debido a la revolución informática, dicho mecanismo nos ayuda a unificar la información. Pudiendo así mejorar la compenetración entre las diferentes áreas del proceso productivo. Hay empresas que trabajan con diferentes programas de gestión en cada departamento, esto supone una pérdida de eficiencia ya que se duplica la información y se pierde la trazabilidad de los diferentes procesos. La necesidad progresiva de la coordinación de los diferentes departamentos: Administración, ventas, marketing, compras, logística entre otros hace que surja la necesidad de tener una herramienta para conseguir una correcta compenetración.

¿Por qué implantar un ERP?

  • Reducción del coste, mayor competitividad: Ayuda a evitar que se realice la misma tarea varias veces, reduce los errores y permite aumentar el margen de los beneficios de la empresa.
  • Mejor compenetración entre departamentos: La utilización de una misma base de datos para los diferentes departamentos permite obtener más información, mejora la comunicación entre ellos, pudiendo así ajustarse a las necesidades del cliente.
  • Mayor control y seguimiento: Mejora la trazabilidad del producto a través del software. Desde el inicio de su proceso hasta su finalización. Esto permite tener un mayor control y poder informar de una manera más exacta del estado del producto.
  • Mejora en la toma de decisiones: La obtención de los datos mejorada debido a la disminución de los errores ayuda a tomar decisiones más acertadas.
  • Aumento de los rendimientos y mejora de la inversión a largo plazo: Las ventajas anteriores ayudan a conseguir una mayor rentabilidad y como consecuencia un aumento en el beneficio. Su implantación compensa la inversión inicial en el largo plazo.

Beneficios de las empresas que apuestan por un ERP

La instalación de este instrumento nos sirve para optimizar la compenetración de las diferentes divisiones. Utilizando la información de cada área con la finalidad de ser más eficaces y conseguir ser más competitivos. El software debe de ser uno de los mejores socios de la empresa, ayudando a cumplir previamente los objetivos particulares de los departamentos de una manera más productiva para acabar logrando el objetivo global de la organización.