Impulsa tu competitividad empresarial con la economía circular

0
207

Además de ser la única opción posible para salvar al planeta del sistema económico insostenible que estamos viviendo, la economía circular se presenta como una alternativa innovadora y atractiva para las empresas, consiguiendo mejorar la competitividad empresarial, gracias a conseguir una mejor relación entre la productividad y la utilización de los recursos, que se traduce en una mayor eficiencia.

Actualmente, las actividades de tratamiento y reciclado son las más conocidas y, por consiguiente, las más utilizadas. Pero, en realidad, las opciones más interesantes y más viables para las empresas se basan en la desmaterialización y el eco-diseño, con el objetivo de avanzar hacia los mercados de las materias primas secundarias y promover soluciones de simbiosis industrial.

Ejemplos reales

Lidl ha diseñado un sistema de separación y valorización de sus residuos, para implementarlo en su plataforma logística, con el fin de facilitar la obtención de la certificación de residuo cero, que otorga AENOR. Mediante la logística inversa, en Lidl devuelven los residuos que se generan en la tienda al almacén, para que sean tratados junto con aquellos residuos que produce la actividad de dicha plataforma logística. Por tanto, son residuos que se valorizan y serán reciclados al 100% y, pese al esfuerzo del trabajo que supone llevar a cabo la categorización de los residuos, Lidl ha querido convertir estos residuos en un activo para la empresa, para impulsar la generación de nuevos recursos y evitar el vertedero.

BSH Electrodomesticos también ha querido apostar por la economía circular, evaluando los factores medioambientales en el diseño de cada producto, teniendo en cuenta los aspectos considerados por la UE como importantes en el paquete de economía circular, tales como la cantidad de materiales usados en peso y porcentaje de reciclabilidad o bien el volumen de residuos generados en el embalaje, el consumo de agua y energía, productos químicos, etc.

La empresa ha lanzado distintas iniciativas para su puesta en marcha, que van desde la formación y adopción de normas internas en temas de diseño a grupos de trabajo de ecodiseño, con el fin de intercambiar buenas prácticas e innovadores procesos.

Como puedes ver, la economía circular se está extendiendo a pequeñas, medianas y grandes empresas como las que hemos comentado en este artículo. Se puede aplicar de muchas maneras, para proponer un nuevo enfoque empresarial que ayude a salvar el medioambiente y, además, mejore nuestra competitividad empresarial y añada un gran valor añadido a nuestra empresa, que se refleje en la satisfacción de nuestros clientes.