¿Cambiar la pantalla a una escala de grises podría disminuir nuestra adicción por el Smartphone?

0
312

El color de la pantalla afecta a nuestro subconsciente, el cual responde a las formas y los colores que tiene delante de una forma u otra.

Los colores vivos y atractivos como los que encontramos en el icono de la app de Instagram cautivan a cualquier subconsciente, promoviendo que haga el click y se sienta atraído por los colores y las formas que presenta ante el usuario.

Según afirma la periodista Nellie Bowles, en The New York Times, cambiar la pantalla del móvil a una escala de grises contribuye a disminuir la adicción que generan los smartphones, llenos de colores y formas vistosas.

¿Cómo puedo cambiar la escala de colores de mi móvil?

Si tu smarphone es un Android, para cambiar la escala de colores debes buscar la opción de accesibilidad. Después haz click en facilidades de visualización y entra en Filtros de color, para escoger la opción escala de grises.

Para iOs es muy fácil también, sólo debes ir a Congifuración, General, Accesibilidad y activar la opción de filtros de color.

Con estos sencillos pasos podrás intentar “desengancharte” de tu Smartphone o al menos no prestarle tanta atención durante todo el día. Es una prueba sencilla que puedes hacer, para comprobar que tu cerebro responde de una forma más desinteresada a la escala de grises de tu pantalla.

¿De qué forma afectan los colores a nuestro subconsciente?

Los colores tienen un gran poder sobre nuestro cerebro y es que provocan un fuerte impacto en nuestras emociones y sensaciones, guiando nuestros ojos y nuestra mente, para permanecer más tiempo mirando alguna cosa determinada.  Tanto es así que Facebook o Google invierten grandes cantidades de dinero en investigar el ámbito de la neurociencia aplicada, para lograr más comprensión a las respuestas que da el cerebro a los colores de las apps.

Mediante una combinación concreta de colores una app puede conseguir placer, mantener más tiempo la atención del usuario o hacer que no sienta tanto interés. Todo de pensé del juego que se le dé al diseño, las formas o los colores.

Prácticamente todo lo que nos rodea sigue estas normas, para “manipular” la atención de los usuarios y consiguen un gran impacto en rutinas cotidianas de los consumidores, como por ejemplo nuestra compra en el supermercado. Pero el móvil es el rey de este sistema porque lo llevamos encima todo el día, por lo que recibe nuestro interés durante repetidas veces al día.