Inteligencia artificial para tener siempre café caliente en la oficina

0
1080

El café es un elemento imprescindible en cualquier oficina, porque nos salva de aquellas mañanas lentas y aburridas, en las que cuesta mantenerse despierto.

Helsinki es, según la Organización Internacional del Café, el lugar en el que hay un mayor consumo de café por habitante, pasando por delante de otros estados como Noruega, Islandia, Dinamarca o Suecia.

En una empresa informática de la capital de Finlandia, llamada Giosg, beben una media de seis a ocho cafés al día con la temperatura perfecta,  para mantenerse despiertos, activos y concentrados. Pero ahora han cambiado de oficina y la cocina, en la que se encuentra este elemento tan preciado, está más lejos de sus puestos de trabajo de forma que cada vez que deciden hacerse un café, deben caminar unos cuantos metros.

Por ello, han decidido solucionar este “problema” aplicando en la oficina un sistema de inteligencia artificial.

La multifunción de la inteligencia artificial

Desde los problemas más difíciles de gestionar hasta las comodidades del día a día, como la que hoy nos ocupa, pueden verse perfectamente resueltas con la inteligencia artificial. En este caso, los ingenieros y científicos de datos de la compañía creyeron que podían resolver este conflicto con un bot.

Configuraron una cámara web, que transmitiese en directo la imagen de las cafetera, y aplicaron el mismo método que utilizan cuando atienden los encargos de los consumidores.

Empezaron por usar un ordenador Raspberry Pi de placa simple, que cuesta menos de 100€, con una cámara que gravaba planos a intervalos regulares. Y mediante un bastidor, fabricado con una impresora en tres dimensiones, sujetaron el dispositivo de grabación. Después de hacer unas 10.000 tomas, las etiquetaron para que la máquina pudiese avanzarles cuándo había café y cuándo no.

Con una placa de menos de 100 euros, una cámara de vídeo, una impresora 3D y un programa de aprendizaje automático lograron resolver el problema, que además también informa a los trabajadores de cuánto líquido queda en cada recipiente.

La máquina se comunica con los trabajadores a través de Slack, la herramienta de comunicación que funciona mediante un chat global, diseñado para la comunicación interna de los trabajadores.

Los trabajadores pueden preguntar al algoritmo si hay café y este, debido a que compara imágenes capturadas cada diez segundos, les da una contestación fiable al momento, tal como haría un compañero humano.

Machine learning

El machine learning o aprendizaje automático pertenece a una rama de la inteligencia artificial, que tiene como objetivo desarrollar técnicas que permitan que los ordenadores aprendan. Es decir, que sean capaces de generalizar comportamientos a partir de una información suministrada en forma de ejemplos.