Cómo gestionar la batería de tus dispositivos

0
965

Cada vez disponemos de más dispositivos con batería. Al principio funcionan muy bien pero al poco tiempo empieza a durar menos y pierden prestaciones.

¿Cómo podemos tener la batería al 100% de capacidad? Las baterías Li-Ion actuales necesitan ciertos cuidados para prolongar al máximo su vida útil. Con cada ciclo de carga y descarga, las baterías de nuestros dispositivos van perdiendo capacidad. Es por este motivo que los propios fabricantes nos recomiendan calibrarla cada dos meses, o cada mes en caso de utilizar muy poco nuestro equipo, con el fin de que sea capaz de recargarse al 100% de su capacidad otra vez.

Esto es debido a los componentes químicos de las baterías, que pueden no reaccionar adecuadamente con el paso del tiempo.

Carga la batería al 100% en tres pasos:

  • Las cargas parciales resultan ser mucho mejor que una solo al completo: El estado ideal se encuentra entre el 30% y el 80%, por lo que se debe conseguir siempre una capacidad próxima a ésta.
  • Evitar descargas completas: Lo peor que puede ocurrirle a una batería de Ion-Litio es descargarla al completo ya que ciertas celdas se verán afectadas.
  • Evitar altas y bajas temperaturas: Las temperaturas extremas son realmente malas para las baterías, perdiendo gran parte de su capacidad conforme aumenta o disminuye la temperatura.
  • Evitar dejar la batería sin carga durante largos periodos: Por esta razón, claro está, cuando compramos un smartphone vienen cargados alrededor del 40%, punto en el que la batería “mejor” se encuentra.
  • El cortocircuito, uno de los problemas de la carga al 100%: Si bien no ocurre nada dejando cargar el teléfono durante toda la noche, tampoco es bueno dejarlo durante mucho más tiempo conectado a la corriente pues puede provocarse un cortocircuito que hinchará las baterías.

Se opina mucho sobre este tema y los usuarios están confusos. Las baterías son cada vez más sofisticadas y se comportan mejor. Hace unos años se decía que era mejor quitar la batería y trabajar con el portátil conectado a la corriente directamente. Por suerte esto ya no es tan habitual.