Los hábitos de personas exitosas que aún no conoces

0
237

En algún momento hemos tratado de estudiar y copiar los hábitos de personas exitosas para convertir nuestras rutinas y alcanzar nuestro máximo potencial. Existen algunos hábitos que ya conocemos, pero logramos hacer una lista de hábitos de personas exitosas que no son muy conocidos y que los ayuda a funcionar en su máximo potencial y ser tan productivos. Esta lista está creada con hábitos de, no solo empresarios, sino atletas y multimillonarios, quienes respondieron una simple pregunta ¿Cuál es tu secreto para lograr tu productividad?

Lo importante son los minutos, no las horas: la mayoría de las personas nos enfocamos en las horas que dedicamos a una tarea, sin embargo, entre los hábitos de las personas exitosas está el enfocarse en los minutos. Todo sabemos que lo más valioso del mundo es el tiempo, ya que no se puede recuperar ni comprar. Por ejemplo, la gimnasta olímpica Shannon Miller confesó llevar una agenda en donde todas sus actividades son planificadas por minuto. La clave del éxito entonces reside en el manejar y controlar el tiempo que dedicamos a cada actividad.

Adiós a la lista de pendientes: hemos escuchado por años lo importante que es una lista de pendientes, los “to do” del día. Sin embargo, entre los hábitos de personas exitosas está eliminar las listas de pendientes y trabajar en un calendario. La realidad es que el 41% de las cosas que se añaden a la lista de pendientes jamás se hacen. El tener una larga listas de cosas sin terminar en realidad genera estrés y quedan en tu mente, por lo que impide la concentración. Ponerles día a las cosas que finalizar te da tranquilidad y ayuda en la organización.

Un problema a la vez: a todos nos ha pasado que sentimos que tenemos demasiadas cosas por terminar y no sabemos por donde empezar. Uno de los hábitos de las personas exitosas en concentrarse en una sola tarea, preguntando ¿Cuál tarea es más importante? ¿Cuál tendrá más impacto en las metas del futuro? ¿Qué logros te ayudará a alcanzar cada una? Ante estas preguntas podrás definir cuáles tareas son realmente importantes y podrás dedicarle entre tres o dos horas al día de total concentración, sin interrupciones.

No confíes en tu futuro yo: muchas veces no hacemos lo que debemos ya que postponemos las tareas pensando que nuestro “futuro yo” se encargará de eso. Uno de los hábitos de las personas exitosas es saber que debes hacer lo necesario en el presente. Deja de confiar en tu futuro yo, ya que esto es un autosabotaje que no te dejará alcanzar tu máximo potencial. Realiza un plan para vencerte a ti mismo.

Siempre habrá algo que terminar: el trabajo nunca estará totalmente terminado. Siempre habrá algo que hacer o que terminar. Entre los hábitos de las personas exitosas es también entender el valor del tiempo de disfrutar y desconectar del trabajo. Para muchos será tiempo en familia, para otros hacer ejercicio, viajar… la idea es incluir en tu rutina las cosas que más valores personalmente y que te hacen sentir bien.

El cuaderno de las ideas: una vez escuché “lo que no está escrito no existe”. Muchos grandes empresarios aún usan cuadernos y bolígrafos para anotar sus ideas. Por ejemplo, Richard Branson ha dicho en varias ocasiones que no hubiese creado Virgin Group si no hubiese llevado siempre un cuaderno en sus manos. También el gran magnate griego Aristóteles Onassis dijo “siempre lleva una libreta contigo. Escribe todo”. Una persona productiva constantemente anota sus ideas y planes para tener todo bajo control y organizado.

No seas adicto a revisar tu correo: a todos nos encanta revisar nuestro correo. Es una tarea sencilla y que genera satisfacción inmediata. Sin embargo entre los hábitos de las personas exitosas está tener horas determinadas para revisar sus correos y no lo hacen cada dos minutos. Tampoco revisan su móvil por cada vibración o sonido. Todo tiene su tiempo establecido para ser más eficientes y rápidos.

¿Es necesaria una reunión?: todos hemos estado en una reunión en donde hemos sentido que perdemos el tiempo escuchando información innecesaria. Ya sea estando en el mismo cuarto de reuniones o en un encuentro online, las reuniones pueden afectar nuestra productividad. Mark Cuban, el reconocido empresario, ha repetido varias veces que no asiste a ninguna reunión a menos que se vaya a firmar un cheque. En estas conversaciones se puede perder el sentido del encuentro, extenderse, desarrollar temas innecesarios, entre otros enemigos de nuestro buen uso del tiempo. Cada vez que llames a una reunión, pregunta si el asunto no se puede solventar por mail para evitar una pérdida de tiempo de todo el equipo. En el caso de que se tenga que hacer una reunión, asegúrate que sea corta y que todos vayan directo al grano.