El futuro de la naturaleza en manos de la economía circular

0
813

La economía circular es un nuevo paradigma económico y social que propone reducir el uso de materias primas, energía, productos tóxicos y todos aquellos elementos que vayan en contra de la sostenibilidad y del respeto por el medio ambiente.

Se trata de un nuevo modelo económico basado en la circularidad, es decir en buscar que todos los productos partan de un eco diseño, teniendo en cuenta todos los ciclos de vida de los productos y alargando, al máximo, su vida útil. De esta forma, la economía circular fomenta el uso de productos reciclados y  el reciclaje de los mismos, para no generar residuos de forma constante y desenfrenada. Además, también fomenta el comercio justo, los derechos de los trabajadores, la compra en el comercio local y otros muchos aspectos que luchan para tener una economía responsable y sostenible.

¿Dónde y cuándo nace la economía circular?

La economía circular ha existido siempre, ya que desde tiempos inmemoriales la hemos puesto en práctica mediante, por ejemplo, el “trueque” o intercambio de productos, en el que una persona da una cosa a cambio de otra sin dinero de por medio. En este caso hablamos de la economía colaborativa, que también forma parte de la economía circular.

Pero es en abril del 2015 donde empieza a hacerse más visible, gracias a Anne Hidalgo, la alcaldesa gaditana de París, que en 2014 propone una serie de medidas para hacer de la capital francesa una ciudad más sostenible social y responsable con el planeta, mediante 75 propuestas, a las que más tarde se sumaron otras ciudades europeas.

Más adelante se firmó la Declaración de Sevilla a la que se adhirieron 60 ciudades europeas, entre ellas Sevilla, Córdoba, Granada y Logroño. En el mes de diciembre de 2015, la Comisión Europea adoptó un paquete de medidas, con el fin de establecer un marco global que permita la transición hacia la economía circular.

¿Por qué es importante la economía circular para el planeta?

La economía circular representa una oportunidad única para el futuro del planeta y de las personas que habitamos en él. Propone disminuir o acabar con los residuos, convirtiéndolos en recursos, así como no sobreexplotar las materias primas y utilizar materiales libres de crueldad animal, que sean reciclables y reciclados, para alargar su existencia lo máximo posible. La economía circular genera creatividad y empleo, proponiendo nuevos retos y planteamientos como la filosofía de vída slow, que promueve un ritmo de vida más pausado y minimalista, para disfrutar de cada instante, de la naturaleza, de la comida y de todo lo que nos rodea. La economía circular ha llegado para salvar al planeta y a las personas y propone, entre otras cosas, convertir el consumidor en usuario, es decir, cambiar el concepto “gastar” por el de “utilizar”, para que no entremos en un entorno consumista basado en la obsolescencia programada.