¿Sabías que los youtubers también tienen que declarar a Hacienda?

0
1062

Cada día nacen más estrellas en youtube y nos da la sensación que es fácil hacerse “millonario”, porque hay mucha gente que vive de ello. Pero eso no es del todo cierto, porque no todos los youtubers tienen el mismo éxito.

Hoy queremos hablar de cómo declaran los youtubers el beneficio económico que perciben de dicha plataforma.

La Agencia tributaria tiene en cuenta todas aquellas actividades económicas que tengan lugar en Internet. Esto quiere decir que todos aquellos youtubers que obtengan un beneficio económico de sus vídeos deben declararlo. Existen youtubers que hacen vídeos frecuentemente y obtienen muchas visitas, pero no han indicado que quieran percibir beneficio económico, por lo que estos estarían excluidos de declarar a Hacienda. Sólo deberán declarar en Hacienda todas aquellas que perciban una remuneración económica. Todos los ingresos que proceden de Internet deben declararse como actividades económicas, porque no hay manera de justificarlos como rendimientos del trabajo.

Si alguien quiere dedicarse a ser youtuber, debe darse de alta en el epígrafe de “otras profesiones no clasificadas”, como profesional autónomo. Pudiendo declarar como gastos todos aquellos elementos que sean necesarios, para desempeñar su actividad profesional, como puede ser la ropa o cualquier otro complemento, en este sentido.

Hoy en día, ser youtuber se ha convertido en una profesión más, como cualquier otra. La gente que vive de ello dedica muchas horas a pensar los contenidos, analizar las mejores imágenes editarlas, etc. Hay que tener en cuenta que no todos los youtubers son influencers, es decir, no todos tienen sueldos desorbitados, pero cabe decir que es una profesión en la que puedes llegar a ganar mucho dinero mensualmente.

Existen canales de éxito que generan entre 2.000 y 4.000 euros mensuales, pero los influencers pueden llegar a cobrar hasta 9.500 euros por un solo vídeo.

Todos ellos, deben ser autónomos y declarar este dinero a Hacienda, para poder trabajar como profesional, sin tener problemas con la Agencia Tributaria.