Los errores más comunes al montar una empresa

0
298

El decidir montar una empresa es un paso importante y una decisión que requiere de preparación y compromiso. Sin embargo, en el camino seguro encontrarás algunos imprevistos, y seguro cometerás errores, por lo que es importante seguir algunas guías o ejemplos de aquellos empresarios que ya emprendieron su camino.

Al iniciar el proceso de montar una empresa debes sentarte y analizar el camino que tienes frente a ti, tomarte un tiempo para crear un buen plan de negocio y recordar que debes estar preparado para cualquier inconveniente.

Sin embargo, conocer los errores más comunes al montar una empresa te ayudará a emprender el proyecto con éxito.

Uno a uno

Según los expertos, estos son los errores más comunes al montar una empresa:

  • Olvidar los pequeños detalles: es muy difícil, sino imposible, ser el único en tu sector, siempre existirán otras empresas y competidores que estarán dedicados a la misma actividad. Por eso debes preguntarte ¿Qué te puede diferenciar de la competencia? Seguro la respuesta estará en los pequeños detalles. El ambiente, la decoración, el trato a los clientes… debes hacer lo necesario para que los clientes se sientan cómodos contigo. Crea una estrategia para que los compradores se sientan motivados a adquirir tus productos y que lo suficientemente cómodos para regresar en próximas oportunidades.
  • Exceso de optimismo: siempre es necesario un nivel de optimismo para montar una empresa. La idea no es renunciar a tus ilusiones, sino el no ignorar las posibilidades de que algo falle. Al ser demasiado optimistas no anticipamos las alternativas y herramientas que debes tener presentes en el peor de los escenarios. Es necesario tener en cuenta todas las variables, desde del máximo éxito, hasta el fracaso.
  • No tener un plan de negocios: el montar una empresa sin un plan de negocios es como ir a un lugar desconocido sin un mapa. ¿Llegarás a tu destino? Tal vez, pero antes estarás perdido, dando vueltas innecesarias, agotando tu tiempo y tus recursos caminando en círculo. El Plan de Negocios es el paso fundamental a la hora de montar una empresa. Allí explicarás tu misión y visión, estableciendo la ruta para alcanzar tus objetivos.  Además, podrás hacer un seguimiento de tus actuaciones para corregir o cambiar el rumbo cuando sea necesario.
  • No saber algo… ni preguntarlo: el estar en frente de un negocio no quiere decir que lo conoces todo. Se presentarán situaciones en donde no tengas respuesta a los problemas que se presentan. Pero, sería un gran error el no preguntar. El error no es no saberlo, sino no acudir a una persona competente para solventar la duda. Las inseguridades hay que dejarlas atrás al montar una empresa.
  • Ir siempre con prisas: al montar una empresa parece que el tiempo no es suficiente, la lista de pendientes crece y el tiempo se hace cada vez más corto, pero al crear un negocio debes recordar que de la prisa solo queda el cansancio. Muchas veces los grandes errores son el resultado de una decisión apresurada. Toma el tiempo que consideres necesario para elegir la mejor opción para ahorrarte futuros disgustos.
  • Olvidarse del marketing: imagina que tienes una excelente idea de negocios, pero en lugar de emprender decides no contársela a nadie. Eso es, en líneas generales, lo que experimentará si no tienes un plan de marketing. Puedes tener la mejor propuesta, pero si tus posibles clientes no te conocen no hay manera de que seas exitoso. Un buen plan de marketing toma en cuenta el tamaño del mercado, un presupuesto, un análisis de la competencia y un cronograma de campaña.
  • No saber delegar: al montar una empresa, inicialmente nos sentimos en la responsabilidad de encargarnos de todas las tareas, pero el delegar el trabajo puede representar la diferencia entre una empresa que crece y otra que se queda estancada. Debes conocer tus fortalezas y debilidades, así como las de tu equipo, para que cada persona esté a cargo de la tarea en la que es mejor. Tu tiempo es el recurso más valioso que tienes y debes saber como invertirlo. Recuerda hacerte esta pregunta ¿Es mejor que dedique mi tiempo a esta tarea o a generar planes e ideas de expansión?
  • Olvidar las cuestiones legales: puedes tener un amplio conocimiento en tu sector, pero debes saber que en algunas cuestiones debes tener el apoyo y consejo de expertos. Por ejemplo, en el ámbito legal. El montar una empresa se inicia con un proceso lleno de trámites y papeleo legal. El tener la guía de algún experto te asegura que no dejes pasar ningún asunto importante o que exista algún error en el proceso. Un contratiempo en este sentido podría causarte enormes dolores de cabeza en el futuro.
  • Los sobre-gastos: todos sabemos la diferencia que representa el trabajar en un lugar agradable, con todo lo necesario, además de la diferencia que crea esto en el acercamiento a los clientes, pero muchas personas que montan una empresa fracasan al no saber controlar sus ingresos y gastar demasiado por exageradas decoraciones o mobiliario. Recuerda la importancia de reinvertir los ingresos en tu empresa, pero de forma inteligente.
  • Olvidarte del “mimo” a tus clientes y colaboradores: un dato que debes tener en cuenta al montar una empresa es que es diez veces más difícil obtener un nuevo cliente que retener a uno que ya tienes. La misma lógica se aplica a tus colaboradores y empleados. Aunque siempre es importante exigirles lo mejor, debes recordar siempre cuidar a tus clientes y colaboradores ya que son el activo más importante de tu compañía.