Los errores más comunes al hacer un plan de negocios

0
33

Al emprender, uno de los pasos más importantes es el hacer un plan de negocios, que será tu hoja de ruta para poder alcanzar tus objetivos. Al hacer un plan de negocios vas a planificar tus estrategias y verificar que todas sean viables.

El hacer un plan de negocios no es solo una herramienta clave para la organización interna de tu empresa, sino que es muy útil al presentarlo a bancos e inversionistas.

Hacer un plan de negocios bien definido

Al hacer un plan de negocios deberás establecer los objetivos de tu empresa, definir los presupuestos para cada etapa o proyecto, los detalles de las operaciones, la manera en que realizarás tu estrategia de publicidad y algunas ideas para solventar posibles problemas que se podrían presentar en el futuro. Los principales objetivos que deben quedar plasmados en tu plan de negocio son:

  • Debe ser una hoja de ruta para los pasos que tomarás en el futuro.
  • Tienes que incluir un análisis estratégico del negocio.
  • Debe ayudarte a conocer al sector y a la competencia para que tus acciones sean acordes.
  • Establece la coherencia de las tareas internas del proyecto
  • Estudia la viabilidad de las metas
  • Presenta las posibilidades y límites económicos del negocio.
  • Facilita la comunicación de los objetivos de tu proyecto a inversores, socios y clientes.
  • Te obliga a establecer una visión de negocio a mediano y largo plazo para tu negocio.

Los errores más comunes al hacer un plan de negocios

Existen algunos errores que son habituales a la hora de hacer un plan de negocios. Por eso te presentamos una lista con ellos para que puedas evitarlos:

  • Olvidar a tus clientes: si te olvidas de aquellos a los que les pretendes vender será muy difícil que logres tener un negocio exitoso. Al hacer un plan de negocios debes definir a tus clientes potenciales, no solo como un grupo demográfico. Es importante que tomes un tiempo para estudiar con profundidad sus intereses, sus necesidades, lo que buscan en tu producto o servicio, las razones por las que necesitan lo que tu ofreces, entre otros. Cuanta más información tengas de tus clientes más fácil será tu acercamiento a ellos.
  • El exceso de optimismo: una parte importante al emprender un negocio es el optimismo y la confianza en el proyecto, pero no puedes dejar que este factor te juegue una mala pasada, en especial cuando nos referimos a las cuentas. Debes ser realista, tener en cuenta los posibles peligros, estudiar tu mercado, visualizar los riesgos y tomar decisiones inteligentes y realistas en lo que se refiere a las finanzas. Además, si tu proyecto no es creíble o presenta un “exceso de optimismo” probablemente no obtendrá el visto bueno de los inversionistas o socios.
  • No tener una buena presentación: aunque al hacer un plan de negocios es importante explicar en detalle cada aspecto debes ir al grano, nadie va a querer leer un documento muy largo. Busca la claridad y no te extiendas demasiado. Esto dará como resultado un documento conciso para presentar a socios e inversores y facilitará las consultas futuras que puedas necesitar hacer a nivel interno.
  • Olvidar la definición de los procesos: al hacer un plan de negocios es importante que detalles los procesos productivos de tu negocio, así como los responsables de cada tarea. Es importante que incluyas una sección dedicada al talento humano de tu negocio y los procesos que llevan a cabo, sin olvidar incluir los márgenes de tiempo y los pasos, de forma resumida, para que todo funcione correctamente.
  • Un mal estudio de mercado: si no ejecutas un estudio de mercado adecuado y correcto, será muy difícil hacer un plan de negocios exitoso. En este punto puede ser que necesites ayuda de expertos, pero está será una inversión a futuro para asegurar el éxito de tu empresa. Recuerda incluir también las proyecciones financieras y la estrategia comercial.
  • Olvidarte de las ventas: si tienes un negocio, pero no tienes venta, lo que tienes es un hobby. Al hacer tu plan de negocios no puedes olvidar establecer una buena estrategia de venta. Esta debe incluir aspectos como los precios que se manejan, los costos, la distribución de los productos, el transporte, las facilidades para los pagos. Recuerda que estamos en constante evolución en los temas de pago, por lo que es importante que siempre estés al tanto de las últimas herramientas para facilitar el proceso de pago y brindar seguridad a tus clientes.
  • No tener una idea definida: si no eres capaz de presentar una idea definida, es imposible venderla a los inversores o posibles socios. Debes concretar al máximo el objetivo para lograr que las personas a la que se la presentas entiendan lo que quieras lograr de forma clara y rápida.
  • Olvidarte de la realidad: debes adaptar la idea a la realidad, el mundo no se adaptará a tu idea. Muchas veces debes tomar caminos alternativos para llegar a tus objetivos o hacer algunos cambios en el camino. Trata de ser flexible con tus ideas y redimensionar tus planes cuando veas que podría fracasar al enfrentarse a la realidad.
  • Abaratar el producto: sabemos que muchas veces nos enfrentamos a una competencia en donde el precio es lo más importante, pero al hacer el plan de negocios es tu momento para pensar en el valor real de los productos que ofreces. Recuerda que los clientes no solo buscan precios, sino calidad y experiencia al adquirir un producto.