Los tips para comenzar un startup

0
22

Cada día se escucha más a menudo sobre personas que deciden comenzar un startup, sin embargo no todas tienen un final feliz. Muchas veces las personas a cargo, a pesar de tener toda la intención y preparación necesaria, no logran que el negocio prospere, porque para ser exitoso en el mundo de las empresas no solo se necesita tener una excelente idea y buenas intenciones, es necesario conocer los secretos del mundillo y aprender de los errores de aquellos que estuvieron antes.

Comenzar un startup es un proceso que está lleno de inconvenientes y retrasos, por lo que debes estar preparado para cuando el camino se ponga difícil, siempre concentrado en los objetivos a largo plazo y apostando al éxito de tu negocio.

También debes recordar que el éxito no llega de la noche a la mañana, es un proceso en el que se requiere mucha constancia y confianza para tomar decisiones sólidas.

Así puedes comenzar un startup y no morir en el intento

Por eso, recopilamos los mejores consejos para aquellos que quieren comenzar un startup.

  • Empieza: el paso más importante es comenzar. Muchas veces no nos sentimos suficientemente preparados o creemos que no es el mejor momento, pero esto es solo el miedo al fracaso. El camino no será fácil, pero debes empezar por un pequeño paso que definirá el futuro de tu negocio, este puede ser el registro del dominio o el diseño del prototipo, pero con esta decisión ya estarás más cerca de tu meta.
  • No estás inventando la rueda y está bien: cuando se comienza un startup, al hacer el estudio de mercado, nos daremos cuenta que existen productos muy similares a lo que tratamos de vender y está bien. En muchas empresas exitosas lo que lo diferencia de su competencia es la experiencia… ¿o es que Starbucks inventó el café? Piensa en tu marca como una personalidad y define una estrategia para sobresalir ante tu competencia.
  • No tengas miedo a pedir ayuda: a pesar de conocer y estudiar el ámbito de tu negocio, al comenzar un startup serán muchos los desafíos que enfrentarás, por lo que no debes temerle a preguntar o solicitar ayuda. Busca a expertos en el área, utiliza las redes sociales, habla con aquellas personas que te inspiran; probablemente el problema que no puedes resolver ya alguien lo ha vivido.
  • Dale poder a tu idea: cuando hablamos con las personas que van a comenzar un startup escuchamos frases terribles como “es algo como…” o “no se explicarlo”. Debes ser tu mejor vendedor y transmitir seguridad cuando hables de tus ideas. Crea una descripción que le de poder a tu negocio, proyecta seguridad y confianza, en especial cuando hables con tus potenciales clientes o inversores.
  • La educación nunca termina: cuando comienzas un startup la agenda se llena de reuniones, listas de pendientes, problemas que resolver y probablemente llegues a pensar que ya no tendrás tiempo para acudir a un curso, para realizar algún estudio online o ir a un congreso. Este es un gran error. Nunca dejes de estudiar e investigar, asiste a conferencias, busca mentores, estudia lo que dicen los expertos, mantente informado de los más actual en tu sector. Invierte tu tiempo y dinero en desarrollarte como un mejor profesional.
  • Estudia a tus potenciales clientes: tu producto no será para todo el público, debes centrarte para conocer a quienes quieres venderles y pensar en estrategias para acercarte a ellos y atraerlos a lo que ofreces.  
  • El rechazo no es tan malo: a nadie le gusta que le digan que no, no estamos preparados para eso. En nuestro mundo ideal todas las puertas se abren para nosotros y los inversionistas se pelean por nuestras ideas, pero esto no es realista. Es normal que te enfrentes al rechazo al comenzar un startup y de cada una de estas situaciones debes aprender y fortalecerte. Mantén la confianza en tu propuesta y en tu equipo de trabajo y aprende a crecer en las adversidades.
  • Saca cuentas: al comenzar un startup no puedes olvidar los análisis financieros. Debes estudiar para conocer hasta donde llegan tus recursos y establecer una proyección realista con costos y un plan en caso de emergencia.
  • No pienses solo en el dinero: a pesar de la importancia de los análisis financieros, si al momento de comenzar un startup solo piensas en el dinero y en los ingresos que obtendrás tu proyecto probablemente estará destinado al fracaso. Una empresa debe estar enfocada en la pasión de ofrecer un buen servicio o un excelente producto. Todos queremos ver ingresos, pero si tienes una buena idea debes darle un espacio y tiempo para que se desarrolle.
  • Busca al mejor equipo: al comenzar un startup debes apostar por un equipo que sea versátil y se adapten a los nuevos retos. Probablemente, se vean involucrados en distintas tareas para la consolidación del negocio. Aprende a identificar sus puntos fuertes y establece un ambiente de trabajo colaborativo y escucha sus consejos y problemas.
  • No olvides tu presencia en internet: al comenzar un startup es normal que se intenten reducir los costos, pero muchas veces algunos gastos se convierten en verdaderas inversiones, como es el caso de una buena estrategia de marketing online. Cuando tus potenciales clientes te busquen en internet deben encontrar un espacio acorde con la identidad de tu marca, que brinde una buena experiencia.