Problemas de empresas pequeñas: así puedes solventarlos

0
217

La mayoría de las pequeñas empresas en la actualidad están en manos de propietarios que vienen de trabajos asalariados. El cambio de tener un salario a manejar tu propio negocio es un proceso que requiere dedicación y adaptación. Sin embargo, un análisis sobre las actividades, puede señalar los problemas de empresas pequeñas. Muchas veces, estas situaciones ocurren por incidentes en los ingresos económicos del negocio, fallas en la administración y falta de atención en los pequeños detalles.

Las empresas pequeñas se encuentran más limitadas si las comparamos con las grandes empresas, pero también existen muchos beneficios de liderar una empresa pequeña.

Vamos a revisar algunas limitantes de este tipo de negocios que pueden crear problemas de empresas pequeñas:

  • Las dificultades para conseguir nuevos clientes y la necesidad de encontrar nuevas formas de acercarse a ellos.
  • Buscar trabajadores cualificados con cada actividad y con pasión por el trabajo.
  • Conseguir financiamiento para continuar con sus operaciones y crecer en su desarrollo.
  • Conseguir los proveedores adecuados y confiables
  • Obtener los equipos necesarios para las actividades que se realizarán
  • Adaptar los productos o servicios a los clientes
  • Conocer el mercado y que la oferta se adecuada en este entorno
  • Presentar productos de calidad, que siempre representen nuestra buena imagen como empresa
  • La administración adecuada según las necesidades de la empresa
  • El saber afrontar los problemas cuando se presenten, superarlos y aprender de cada uno de ellos.

Los problemas de empresas pequeñas más comunes se presentan cuando el empresario a cargo del proyecto tiene amplios conocimientos del sector, pero presenta fallas en los conocimientos administrativos necesarios, no tener un soporte que le permita acceder a créditos, acceso limitado a las nuevas tecnologías por falta de recursos, el desconocimiento del mercado, problemas para posicionarse ante la competencia y la dificultad para cumplir con clientes cada día más exigentes.

Los problemas de las pequeñas empresas muchas veces surgen de su incapacidad de utilizar los recursos disponibles para el mayor rendimiento. Muchas veces las pequeñas empresas tienen bajas ganancias o son muy justas y solo suficientes para el mantenimiento diario de la empresa y el pago a los empleados. Esto, junto al difícil acceso a recursos provenientes de los Gobiernos, créditos y auxilios, hace que la tarea de expansión y permanencia se vea cuesta arriba. Para evitar esto se deben tener metas a largo plazo y proyectos de crecimiento que permitan tener un éxito desarrollo y evolución de una pequeña empresa a una mediana y, posteriormente, gran empresa.

Otro de los problemas de pequeñas empresas es que se desconoce su verdadero costo, por lo que es imposible implementar técnicas de valuación y los gastos no previstos no se pueden solventar por falta de liquidez. Es importante que se decide iniciar su empresa, cuente con los conocimientos y experiencia necesaria para la correcta administración. Si cree que no los tiene, puede buscar a alguien que lo ayude en este aspecto. Tenga en cuenta que un error en este punto puede ser fatal para su negocio.

Por esto y para evitar que caigas en los comunes errores de empresas pequeñas te ofrecemos una lista de consejos que puedes seguir:

  • Estudia al mercado y a tu competencia: evalúa sus estrategias exitosas y como puedes adaptarlas a tu negocio y aprende de sus fracasos para no repetirlos.
  • No actúes de forma individual: puede que sepas mucho de tu sector, pero no tengas demasiada experiencia en administración o, al contrario, que tengas una historia de éxito en la administración, pero no sepas como se maneja el personal o eres nuevo en el sector. Busca la ayuda y guía de aquellas personas que son experta en cada materia para crear un equipo ganador.
  • Encuentra un equipo apasionado por el trabajo: ayúdalos a mejorar en el área de la capacitación, haz que crean en la empresa y en los planes a futuro que tienes para el negocio.
  • Presta atención a los controles de calidad: el hecho de ser una empresa pequeña no quiere decir que las cosas no se van a realizar cuidando la calidad y los detalles. Es mejor hacer poco, pero hacerlo perfecto.
  • No le tengas miedo a la tecnología: al contrario, utiliza la tecnología para que el trabajo sea más fácil y agradable. Trata de automatizar tantas tareas como te sea posible para que puedas tener más tiempo para cosas más importantes, como la expansión de la empresa. También puedes utilizar las herramientas tecnológicas para la organización del equipo y las tareas.
  • Elabora planes a corto, mediano y largo plazo: tus objetivos deben ser realistas y deben ir acompañados con un plan detallado para alcanzar las metas.
  • Establece planes de emergencia: uno de los escenarios que más se repite entre los problemas de las pequeñas empresas es que no están preparadas para problemas o momentos difíciles. Esto ocasiona que ante cualquier inconveniente no puedan seguir funcionando. Trabaja para el mejor escenario, pero prepárate para el peor.