Lo que necesitas saber para manejar una empresa familiar de forma exitosa

0
42

Manejar una empresa familiar no es tarea fácil, y es que cuando el capital y la gestión de un negocio recaen sobre un núcleo familiar muchas veces se mezcla lo personal con lo laboral. Sin embargo, este modelo de negocios presenta grandes ventajas, como la confianza que se tiene en el equipo de trabajo y la continuidad que tiene la organización. Por esto, se deben conocer las claves para poder manejar una empresa familiar de forma adecuada y evitar cometer errores que pongan en riesgo a la empresa.

El riesgo se inicia al presentarse vínculos tan estrechos entre los socios y puede aumentar en los momentos de tomar decisiones o gestionar cualquier elemento.

Las claves para una empresa familiar de éxito

La empresa familiar debe buscar sobre todas las cosas la mayor productividad y eficiencia posible, por esto es importante desde el principio delimitar las responsabilidades de cada uno de los miembros. Cada persona debe determinar y enfocarse en el área de trabajo que mejor maneje y explotar al máximo sus capacidades para aumentar la producción de la empresa. Esto significa también que en la empresa familiar se respetarán los espacios de cada una de las personas, entendiendo que el conocer su área los llevará a tomar las mejores decisiones.

Un aspecto prioritario al manejar empresas familiares es evitar los conflictos, separando los asuntos personales o familiares de lo estrictamente profesional. Una buena gestión del negocio puede establecerse en los vínculos y la confianza dentro del núcleo familiar, pero trasladar los problemas del negocio y generar desde allí conflictos familiares solo llevará al fracaso de la empresa y al deterioro de las relaciones entres los miembros de la familia.

Es necesario recordar que un negocio no se gestiona como una familia. Al manejar una empresa familiar debemos recordar que durante el horario de trabajo todos somos compañeros, y fuera de este “volvemos” a nuestros roles familiares. También es conveniente separar los tiempos familiares de los tiempos de trabajo.

Se deben siempre respetar los niveles de jerarquía dentro de la empresa y todos los empleados deben tener acceso a las mimas oportunidades. Muchas veces, al manejar empresas familiares, se ofrecen beneficios especiales a los miembros de la familia, lo que puede ocasionar problemas entre el resto del equipo. Siempre se deben evitar los descontentos entre los trabajadores para mantener la productividad y establecer un ambiente laboral justo y correcto.

Al manejar una empresa familiar se deben establecer objetivos y estrategias claros a seguir. Muchas veces, por ser un negocio de familia, se olvida el modelo de organización de un negocio. Se debe mantener el orden al momento de tomar decisiones y establecer siempre una imagen profesional, dando las responsabilidades adecuadas a cada uno de los miembros.

Es aconsejable que se estipule una especie de protocolo a la hora de manejar una empresa familiar. En este se establecerá los intereses de cada uno de los miembros de la familia y sus objetivos, también se puede hablar sobre las relaciones que se establecen con el resto de los miembros. De allí se creará un documento con las pautas y normas que regirán el día a día y que harán de la jornada de trabajo una experiencia agradable y productiva. Es importante establecer la relación entre la sucesión generacional y las responsabilidades con claridad para evitar cualquier confusión. Por ejemplo, parece ser lógico que el padre o la madre tengan responsabilidades mayores, pero en ocasiones son los hijos, sobrinos o nietos los que están a cargo al ser lo más preparados para la labor. Esto debe estar claro desde el primer momento y se debe respetar, sin que esto represente un contratiempo en lo que se refiere a las relaciones familiares.

Al igual que en cualquier empresa, se debe estar preparado ante cualquier contratiempo o emergencia que se pueda presentar, teniendo siempre un plan de apoyo ante cualquier escenario.

La empresa debe crecer

Uno de los grandes miedos al manejar una empresa familiar es que parecen estar destinadas a un crecimiento tope, pero esto es solo un mito o el resultado de una mala gestión.

Desde el inicio, al manejar una empresa familiar, debemos prepararnos para la sucesión, esos momentos de cambios obligatorios que permitirán el traspaso de las responsabilidades en pro del crecimiento del negocio. Es clave la formación de nuevos miembros de la familia para asumir las responsabilidades, además de darle un nuevo aire al negocio. Ante esto, es importante que se comparta la información sobre la empresa y se establezca un crecimiento orgánico: por ejemplo, si el hijo del jefe es nombrado jefe si antes pasar por un proceso de formación y conocimiento total de negocio, es muy probable que se dirijan al fracaso.

Recuerda que las responsabilidades en una empresa familiar no tienen que ser dadas solo por el hecho de ser miembro del núcleo familiar, si se deja a un lado la meritocracia, el manejo de una empresa familiar se convertirá en un verdadero fracaso.