Los consejos para empresarios principiantes que nadie te ha contado

0
58

Empezar suele ser la parte más complicada de los proyectos. Aunque suene increíble, el empezar una nueva rutina, un negocio, ejercicios… cualquier cambio a nuestra rutina o nuestra “zona de confort”, el empezar, es la parte que más nos cuesta.

¿Por qué ocurre esto? Porque entendemos lo vulnerables que somos al iniciar en algo que nos he desconocidos. Somos más propensos a cometer errores, a no prestar atención a los detalles… sabemos que no es un terreno conocido para nosotros y tenemos a lo que pueda ocurrir.

Estos miedos se multiplican en el caso de los emprendedores. Por eso te presentamos una lista de consejos para empresarios principiantes para que puedas vencer a esos miedos y reducir el número de errores.

Olvídate de lo seguro

Probablemente vengas de un empleo tradicional, en una empresa en donde las órdenes venían de unos jefes, quienes también tomaban la responsabilidad si algo fallaba. Ante esto, tu primer instinto será apostar por lo seguro y esto no es siempre lo mejor.

Ojo, no estamos diciendo que seas irresponsable. Investiga y tomas todas las decisiones con responsabilidad, pero recuerda también que los grandes éxitos solo surgieron luego de grandes riesgos. Por esto, uno de los consejos para empresarios principiantes es entender el margen en el que puede actuar. Esto quiere decir, conocer los riesgos a los que te vas a enfrentar y entender las consecuencias… para luego ir a por ellos.

Siempre será un riesgo laboral y económico, pero no temas a apostar a lo grande, visualiza tu futuro y recuerda que quien no apuesta no gana.

Ten preparado un salvavidas (y úsalo)

Los empresarios principiantes piensan que pedir ayuda es un signo de debilidad…. Y esto es un error INMENSO. Nunca tendrás las respuestas de todas las dudas que puedan surgir y debes recordarlo. Por esto, uno de los consejos para empresario principiantes es rodearse de personas que tienen conocimientos en campos que tu no entiendes. Ellos son los que te ayudarán a tomar decisiones inteligentes. Puede ser que tu fuerte no sean las ventas, el marketing, la administración, el manejo de la web… lo que sea, siempre habrá alguien que si conozca el tema y esté dispuesto a ayudarte. Construye un equipo de ayuda y que sea tu “salvavida” y no olvides usarlo en el momento que lo necesites, nunca cuando ya sea demasiado tarde.

Tu empresa, tu prioridad

No se conoce de ningún empresario que haya llegado a alcanzar el éxito si dar el 100% (si no más) cada día. No puedes tener una idea y esperar a ver si “surge” sola. Tampoco puedes esperar una vida llena de días de descansos y vacaciones al inicio de tu negocio. Recuerda que es tu empresa, por lo que es tu prioridad. Uno de los consejos a empresarios principiantes es entregarse a su empresa, especialmente en la primera etapa.

Esto no quiere decir que vas a descuidar a tu familia o tu salud, pero si que tienes que entender que harás sacrificios por tu objetivo final que es el éxito de tu empresa. Tu idea debe ser tu gran pasión, debes estar involucrado al 100 % y tener control de todo lo que ocurre. Solo el trabajo duro te llevará  la perfección y al éxito.

No le tengas miedos a los errores

No pienses que empezar en el mundo de los emprendedores es todo éxito y celebración. Vas a enfrentarte a momentos difíciles, a situaciones complicadas y cometerás errores, pero debes entender que de los errores se aprende.  

No llegarás a la perfección si antes no cometes errores que te ayudarán a entender como construir tu camino al éxito. No importa cuando estudies, cuanto te prepares o lo mucho que entiendas el trabajo que estás realizando, los errores ocurrirán, tarde o temprano.

Ante esto, uno de los mejores consejos a empresarios principiantes es identificar los errores y analizarlos. Sacar de cada uno una lección y crecer ante ellos.

No les tengas miedos ni te desanimes, piensa que incluso los grandes genios construyeron sus éxitos en errores. Soluciona cada error y establece puntos aprendidos, construye tu modus operandi y sigue con la cabeza arriba y mucho ánimo.

Enfocado siempre

Recuerda siempre que tu eres el capitán del barco y si, habrá días en los que estés más cansado o desanimado, pero no puedes abandonar el timón y mucho menos a tu tripulación.

Se un buen líder, preséntate como ejemplo y enfócate siempre en los objetivos a largo plazo. No dejes que las pequeñas tareas o problemas del día a día acaben con tus metas, te siempre en mente tu objetivo final.

Muchas veces tendrás que ser también la persona que, de ánimo ante el equipo, recuerda la importancia de una actitud positiva y un equipo de trabajo motivado. ¡Ánimo siempre !