Transformar una idea en negocio: los secretos para lograrlo de forma exitosa

0
40

Todos tenemos ideas, algunas buenas, otras no tanto, pero siempre tenemos ideas distintas sobre como mejorar algunas cosas o solventar un problema. Por esto, lo que distingue a un emprendedor del resto de las personas es que decide convertir esas ideas en una realidad. Sin embargo, este paso no siempre es sencillo por lo que es necesario que te entrenes en el arte de transformar una idea en negocio.

Muchas veces las ideas, en teoría, son buenas, pero, a pesar de tener el potencial, en la práctica se encuentran con una serie de obstáculos y contratiempos. Por esto antes de transformar una idea en negocio debes evaluar el potencial que realmente tiene y analizar como se podría desarrollar.

La magia de los detalles

Para transformar una idea en negocio, primero la tienes que definir muy bien. La magia está en los detalles, ya que mientras mejor sea su definición, más fácil será el resto del proceso. No importa si tu idea es innovadora o si ya existe en el mercado, toma lápiz y papel y detállala lo mejor que puedas. Imagina que eres una persona que no tiene ni idea sobre lo que intentas desarrollar ¿Qué preguntas tendría?

La mayoría de las ideas tienen potencial, pero tienes que definirlas con cuidado para entender como se podrán desarrollar de forma eficiente.

Luego de tener tu idea detallada, pregúntate con sinceridad ¿es realmente buena? ¿solventa algún problema? Si la respuesta a estas preguntas es no, es momento de pulir la idea, replanteársela o cambiarla por otra. No te desanimes, solo sigue trabajando.

¡Lo necesito!

Todos los grandes negocios nacieron por la necesidad de solventar un problema. Para poder transformar una idea en negocio debemos revisar que necesidad va a satisfacer. También toma en cuenta si somos conscientes o no de esa necesidad. Investiga un poco y revisa si existe el mercado necesario, si eres capaz de planificarla y si es rentable. Si tu idea no cumple cualquiera de estas características, sería necesario que la replantearas.

¿Alguien lo comprará?

Para que sea un negocio debe darte un ingreso económico, sino estás dedicando tu tiempo a un hobby. Para transformar una idea en negocio debes revisar si existe el mercado suficiente. Esta es la hora en la que te acercarás para estudiar, por primera vez, a tus potenciales clientes. Identifica el segmento o target que podría estar interesado en lo que ofreces, revisa quienes son, como se identifican, que ingresos pueden tener, mientras más información tengas sobre tus potenciales clientes mejor será para ti.

¿Qué necesito?

Para transformar una idea en un negocio no solo necesitarás trabajo duro, también debes tener presente los materiales, personal, espacio, habilidades, entre otros que requerirás. Recuerda que la falta de planificación es uno de los motivos más comunes que generan el fracaso de los negocios, en especial lo que están empezando. Es preferible que dedique más tiempo a la preparación a que la prisa arruine tus planes. Todo esto te permite evaluar la viabilidad real de tu idea.

Dinero, dinero, dinero

Esta parte no le agrada a nadie, la hora de sacar números. Para transformar una idea en un negocio es necesario que calcules con cuidado todos los gastos que necesitarás hacer, sumado a un aparte para imprevistos que siempre ocurren y representan unos recursos extras.

Es importante que también evalúes cuánto tiempo tomará recuperar la inversión y que beneficios aportará. Estas serán estimaciones, pero si se realizan con cuidado y con la suficiente cantidad de información serán muy parecidas a la realidad.

Si no se te da bien esto de los números y la cuentas, pide ayuda a alguien con los conocimientos necesarios, pero siempre ten en cuenta que es necesario que cumplas con este requerimiento. Si no haces esta planificación tu negocio y tu bolsillo sufrirán.  

El santo grial

Para transformar una idea en un negocio, tiene sentido la creación de un plan de negocios. El gran reto en esta tarea es que sea lo más real, sincero y detallado posible. Piensa en el plan de negocio como tu mapa o tu GPS que te guiará.

Luego de que tengas todo el plan establecido, resume tus ideas en un discurso que puedas explicar en unos pocos minutos para presentar a futuros inversores o colaboradores. Lo que deberás demostrar en este caso es la rentabilidad y viabilidad de tu negocio.

Estudia a la competencia

Por más innovadora que sea tu idea, siempre tendrás algún tipo de competencia, que puede ser directa o indirecta, pero que tendrás que enfrentar en el mercado. Para transformar una idea en un negocio, y alcanzar el éxito, debes ser capaz de diferenciarte en el mercado y presentar a los potenciales consumidores las razones por las que lo que tu ofreces es mejor y más adaptado a sus necesidades.