Las pequeñas acciones de un buen líder que debes empezar a implementar

0
40

Ser un buen líder no es tarea fácil. El estar a cargo de una empresa es un trabajo complicado, no solo en el aspecto profesional, sino también en lo humano. Si estás comandando a un equipo, sin importar que tan grande o pequeño sea, debes entender que existen acciones de un buen líder que debes cumplir. Estos actos muchas veces son sencillos pero importantes, ya que reafirmarán ante la organización tu papel como cabeza de grupo.

Las mejores acciones de un buen líder son las que reflejan la moral en su quehacer, evidencia sus estrategias para el éxito y demuestran sus intenciones para el bien de la empresa. El objetivo es que, día a día, envíes el mensaje correcto a tus empleados, socios, clientes y colegas con las decisiones que tomas. Recuerda que tu equipo se guiará con tu ejemplo, por lo que debes recordar que, más allá de la buena imagen profesional que puedas reflejar, un comportamiento diario adecuado debe ir de la mano.

Uno de los argumentos que explica la necesidad de que lleves a cabo acciones de un buen líder en tu actuar es que tu equipo de trabajo está en una constante construcción de juicios sobre tu persona, recuerda que la imagen que presentes en cada interacción con tu equipo de trabajo resultará en una suposición sobre ti que, probablemente sea compartida con el resto del equipo. Esto quiere decir que si, por ejemplo, no eres amable con un grupo de tus trabajadores, estos tendrán una imagen negativa sobre ti que compartirán con el resto de sus compañeros y que afectará como te comunicas con el equipo en el futuro.

Al que madruga Dios lo ayuda

Una de las acciones de un buen líder que cumplen los grandes empresarios es llegar temprano al trabajo. Sabemos que eres el jefe y que puedes tomar ciertas comodidades a la que el resto de los empleados no pueden acceder, pero el llegar tarde o no respetar los horarios envía un mensaje al equipo de que está bien y es aceptable no respetar la hora de llegada al puesto de trabajo.

Debes recordar siempre que tu ejemplo habla más que tus palabras por lo que, como líder, debes llegar a la hora asignada o más temprano. Con esta sencilla acción habla de tu ética laboral ya que los empleados ven como trabajas duro y pueden llegar a copiar tu comportamiento.

Eres tu marca

En un mundo hiperconectado como en el que vivimos hoy, todos somos marca. Como líder eres una marca personal que debe representar tus objetivos y forma de ver el mundo. Una de las acciones de un buen líder es entender la necesidad de crear una marca de calidad, que refleje tus proyectos futuros y tus bases morales. Tu imagen debe estar acorde con lo que esperas que los empleados vean en ti y busquen verse reflejados. Esta imagen debe ir de la mano con una presencia online adecuada. Para esto, no solo es importante que tengas un blog o un perfil en cada una de las redes sociales, también es necesaria una revisión de esos antiguos contenidos que hemos publicado o esas fotos de fiestas universitarias que deben ser borradas de la red ya que no representan al profesional que eres ahora.

Es recomendable que tus empleados, en especial aquellos con grandes responsabilidades o que tienen trato con clientes, sigan también esta acción para proyectar una imagen correcta de la empresa y de quienes trabajan en ella.

Vestirse como triunfador

Lo que viste, lo que expresas, la forma de expresarlo…. Todos estos son factores que son tu manera personal de presentarte ante el mundo. En una reunión con un futuro socio, por ejemplo, antes de oírte verán tu vestimenta, la seguridad con la que caminas o tu carisma al presentarte. Todos estos elementos contribuyen a que cada persona forme la imagen que tienen de ti. Esto no quiere decir que debes gastar grandes fortunas en trajes o zapatos, pero debes saber que entre las acciones de un buen líder es estar vestido siempre de acorde a la ocasión, con especial atención a los detalles, como la limpieza y el cuidado personal. No en todas las industria se rigen por los mismos códigos de vestimenta, pero lo importante es que reflejes un cuidado a los detalles y un poco de estilo personal, que nunca está de más.

No eres una isla

Entendemos lo difícil que es lidiar con los problemas como líder, también las dificultades de liderar un equipo y comandar a personas que, como todos, tienen defectos y virtudes. Pero un factor fundamental dentro de las acciones de un buen líder es entender que el éxito se comparte. Recuerda que el crédito de un trabajo bien hecho es de todo el equipo y que la colaboración es la clave del éxito. Si te presentas como un héroe superpoderoso que alcanzó solo el éxito perderás el respeto y la confianza de tu equipo.