Solucionar problemas empresariales: una guía para lograrlo

0
66

Muchas veces, cuando tenemos problemas dentro de nuestras empresas, el miedo y la indecisión se apodera de nosotros y cometemos errores que nos impide la resolución correcta. A la hora de solucionar problemas empresariales la mejor estrategia es dividirlo en partes, en una especie de micro acercamiento que evita que pequeños, pero importantes detalles, se dejen sin atender.

Es común que, en pequeñas o medianas empresas, se cometa el error de solucionar los problemas empresariales justo cuando estos se han ido de nuestro control. Esto ocasiona que establezcamos estrategias de resolver las crisis más urgentes sin solventar la verdadera situación y sin llegar a la raíz de los problemas.

Es necesario que tengamos tiempo para analizar cual es la verdadera razón por la que nos enfrentamos a esta situación. Es fundamental entender que ningún problema es el producto de un conjunto de situaciones fortuitas, sino la respuesta a situaciones, eventos u otros problemas que no se resolvieron en su debido tiempo y que ahora no pueden contenerse.

Un buen líder estudia un plan de acción para posibles problemas que puedan presentarse en su empresa antes de que estos ocurran, así cuando se ve en la necesidad de enfrentar una crisis está más seguro, tranquilo y puede deslumbrar más posibilidades para su resolución.

Define el problema

Aunque parezca increíble muchas veces fracasamos a la hora de solucionar problemas empresariales porque no definimos el problema. Esto es necesario y ocurre luego de recoger la información necesaria sobre los factores que intervienen y se definen las restricciones en nuestra acción.

Las alternativas

Cada problema tendrá un amplio rango de alternativas para su solución, por lo que es necesario evaluar cada una, explorar las posibilidades y que el equipo pueda opinar sobre cual sea la mejor elección.

El plan de acción

Para solucionar problemas empresariales es importante establecer una especie de plan de acción. Este se puede organizar sobre problemas que no han ocurrido pero que podrían presentarse. Antes de hacer este plan de acción debes idear los objetivos, que tienen que ser claros, concisos y medibles. De nada te servirá hacer un plan sin un tiempo en el que esperas cumplirlo ni metas claras.

Establece una estrategia

Luego, para solucionar problemas empresariales, deberás establecer una estrategia clara. Básicamente son los pasos que vas a tomar para lograr el objetivo. Es un mapa que mostrará el camino durante el desarrollo de plan. Esta estrategia puede ser compartida con todo el equipo y las responsabilidades pueden ser divididas según la capacidad y tiempo de cada una de las personas dentro de la empresa.

Tareas para cada uno

Te será muy difícil solucionar problemas empresariales si no tomas en cuenta a tu equipo. Recuerda que el crecimiento de una empresa es un trabajo de grupo, de allí la división de las tareas entre todos. Establece las tareas de la forma más específica y detallada posible, teniendo en cuenta cada paso que sea necesario.

Todo muy claro

Cada tarea debe tener una fecha de inicio y fin. De igual forma, todas estas especificaciones deben dejarse por escrito para que todo el equipo entienda sus responsabilidades. Recuerda que el retraso en una tarea puede llevar a que se modifique todo el plan por lo que es aconsejable mantener una evaluación constante de las actividades.

Una persona, una responsabilidad

Es muy fácil que el equipo entre en una especie de “shock” al solucionar problemas empresariales. Algunos querrán hacerlo todo, otros no querrán hacer nada. Muchos querrán colaborar, pero no sabrán como, por lo que el orden es una necesidad. Cada tarea, al igual que una fecha, deberá tener una persona responsable que, probablemente, será aquel trabajador que esté más involucrado en el objetivo o con mayores capacidades en el tema.

A trabajar

Ten en cuenta toda la preparación previa que lleva el solucionar problemas empresariales. Como ves no es un trabajo fácil y que se basa siempre en una preparación previa. Luego de esto llega el momento de ejecutar el plan de acción. Cada responsable tendrá que estar atento de las fechas límites y los objetivos finales.

Evaluar los resultados

Una vez que se haya solventado el problema debemos evaluar los resultados. Piensa en la decisión que implementaron y si se alcanzaron los objetivos propuestos. Si crees que tus metas no fueron alcanzadas es hora de ejecutar un plan B. Si por el contrario, tu estrategia fue exitosa, revisa los elementos que te llevaron a un final feliz y en que aspectos se podrían mejorar.