Salvar tu empresa de la crisis: las claves para lograrlo

0
511
salvar-empresa-crisis

Sean grandes o pequeños, casi todos los negocios han pasado por algún momento en que las cosas no van bien. Muchas veces, los emprendedores lo intentan todo, pero no pueden salvarse de los problemas.

Por eso, hoy te explicamos como salvar tu empresa de la crisis. Verás que, en algún momento y tras mucho aguantar llegas un momento en que tienes que enfrentar el problema. Probablemente ya utilizaste los fondos de emergencia de la empresa y ya recurriste a otras personas en busca de consejos, pero aún sigues en el mismo punto. Llega entonces el momento de diseñar estrategias para salvar tu empresa de la crisis antes de llegar a un punto sin retorno:

  • Para salvar a tu empresa de la crisis los recursos económicos son fundamentales. Por lo tanto, antes de llegar a una situación problemática debes tener en cuenta los ahorros. Luego puedes buscar financiación. La financiación la puedes buscar en bancos o en inversores privados que se pueden interesar en tu negocio. También puede ser un momento idóneo para conseguir socios. Lo que no recomendamos es pedir préstamos privados. Muchos emprendedores se niegan ante la opción de conseguir socios, pero es una buena estrategia para salvar tu empresa de la crisis. Buscar socios que te ayuden, no solo en el aspecto económico sino a la hora de tomar decisiones te ayudará a evitar que tu empresa caiga. No existe el socio perfecto, pero el socio ideal tiene tus mismo objetivos y principios morales, pero puede ser un complemento en otras áreas, por ejemplo, si no se te dan bien los números puedes buscar a un socio que sea fuerte en esta área o si tu punto débil es la promoción busca a alguien que conozca como moverse en este mundo. La clave es que se complementen. Por otro lado, cuando hablamos de ahorrar nos referimos a evaluar los gastos y entender en que se pueden reducir, podrías negociar con los proveedores o definir que gastos ya no son necesarios para tu negocio. La última opción siempre será el recorte de personal, ya que es una decisión muy dura para cualquier negocio, pero si es necesario hacerlo recuerda ser sincero con los trabajadores, explicar la situación en la que se encuentra la empresa e intenta, en lo posible, reducir los salarios antes de despedir a las personas, tras un previo acuerdo.
  • En lo posible, trata de no tener deudas y mantenerte al día con todos los clientes. Esto será fundamental en cualquier escenario.
  • Para salvar tu empresa de la crisis puede ser necesario salir de la zona de confort. Por ejemplo, podrías diversificar tu negocio. Este paso no se tiene que hacer con grandes cosas o cambios que involucren grandes gastos, sino que puedes ofrecer productos y servicios que complementen los que ya ofreces. Haciendo esto vas a ofrecer una nueva fuente de ingreso que pueden necesitar los clientes que ya te buscan. Un servicio complementario es un nuevo ingreso que no representa un gran riesgo. Otra opción, más sencilla, es negociar con empresas similares para promocionarlas a cambio de hacer lo mismo con sus clientes. Por ejemplo, un servicio de limpieza de casas puede promocionar una línea de productos específico y lo mismo funcionaría a la inversa.
  • Para salvar tu empresa de la crisis es necesario vender más. Suena lógico y complicado al mismo tiempo, pero es la clave en cualquier negocio. Muchas empresas, a lo largo del camino, olvidan la importancia de siempre buscar vender más. Tal vez sea necesario que dediques más tiempo a la promoción de la empresa o que se aumenten los esfuerzos en publicidad. Puede ser que la respuesta esté en la creación de ofertas o promociones. Puede ser que no estés activo en las redes sociales o que tu producto no se presente de una forma que el cliente siente una conexión con él. Dedica tiempo a evaluar tus estrategias de promoción y pide ayuda si crees que es necesario.
  • Escucha a las personas que te rodean. Muchas veces, cuando estamos en una situación de emergencia, no escuchamos con atención las sugerencias de quienes están más cercanos a nosotros. Para salvar a tu empresa de la crisis presta atención a las sugerencias de los empleados, tus socios, familiares o personas que te rodean, ya que ellos también conocen la situación de primera mano. No te cierres a buenas ideas solo porque no son tuyas o porque no vienen de un “gran gurú”. No sería la primera vez que una gran crisis se solventa por un problema que solo puede detectar y saber corregir un empleado y que tu pasaste por alto. Escucha, toma nota y entiende la importancia de cada una de las propuestas.
  • Al momento de salvar tu empresa de la crisis no te dejes guiar por el pesimismo o lo pensamientos de derrota. Piensa que esto es solo un momento y que no te define como empresario o anula tus éxitos. Recuerda que incluso las empresas más exitosas del mundo han vivido malos momentos.