Los beneficios de ser tu propio jefe

0
111

Hasta lo mejor de la vida tiene ventajas y desventajas. Por eso, al tomar una decisión importante debemos tener en cuenta lo positivo y lo negativo que nos traerá. Ante esto, analizaremos los beneficios de ser tu propio jefe, así como algunas desventajas.

La realidad es que las estadísticas dicen que más del 50% de los trabajadores no se sienten satisfechos en su trabajo. Las razones son varias, desde la pobre promoción, el salario, la falta de capacitación o la ausencia de un buen ambiente de trabajo. Por eso, cada día son más las personas que deciden emprender y convertirse en sus propios jefes.

Debes recordar que esta decisión la debes tomar entendiendo lo que esto significa. Las beneficios de ser tu propio jefe son muchas, pero también aumentan las responsabilidades. Entre los beneficios de ser tu propio jefe está el poder vivir bajo tus propios términos, elegir la forma en la que inviertes tu tiempo, así como los proyectos que decides emprender.

Sin embargo, este camino requiere planificación, paciencia y determinación, sin estos elementos no podrás alcanzar el éxito. El ser el único responsable de tu éxito viene con una gran cuota de estrés, pero también un gran sentimiento de orgullo y logro que te dará la energía y valentía necesaria. Por eso te presentamos los beneficios de ser tu propio jefe:

  • Puedes elegir tu lugar de trabajo: gracias a la tecnología, en el pasado quedaron los modelos de oficinas tradicionales. Puedes estar en tu casa, un coworking, un parque o una playa con tu ordenador. En la actualidad es posible trabajar desde prácticamente cualquier lado, dependiendo claro de tu actividad profesional.
  • El crear nuevos puestos de trabajo: uno de los beneficios de ser tu propio jefe es ser el responsable de tu propio crecimiento y, aunque al principio probablemente tu te encargarás de todo, luego llegará un momento en que puedas contratar a otras personas, lo que da una gran satisfacción. El emplear a personas que te ayuden en tus labores significa que creas nuevos empleos, por lo que gracias a la empresa que tu creaste le estás dando la oportunidad a una persona de pagar sus cuentas, alimentar a su familia y tener una vida digna. Es una sensación de satisfacción increíble.
  • Dedicarte a lo que te gusta: en promedio dedicamos el 80% de nuestras vidas al trabajo, por lo que ¿por qué no dedicarnos a algo que nos guste y nos haga sentir bien? Si no te gusta tu trabajo esto afectará tu salud y tu vida personal, por lo que otro de los beneficios de ser tu propio jefe es dedicarte a una actividad que en realidad disfrutas.
  • Tu eres el responsable de tus ganancias: usualmente, las empresas son las que definen un salario, el cual el trabajador acepta. Sin embargo, uno de los beneficios de ser tu propio jefe es que serás el responsable de tus ganancias. Cuando trabajas para ti mismo tu capacidad de ganancia es ilimitado, todo despenderá de tu esfuerzo.
  • Desarrollas tu resistencia: uno de los beneficios de ser tu propio jefe es el desarrollar la determinación necesaria para seguir a pesar de los obstáculos. Con el tiempo te darás cuenta que todos esos errores o complicaciones te hicieron crecer y que serás más sabio y resistente.
  • Creas autodisciplina: otro beneficio de ser tu propio jefe es que, el espíritu empresarial hace crear autodisciplina. No importa si trabajas desde casa, es necesario tener una rutina y mantener tu productividad.

Lo malo

No son todos beneficios al ser tu propio jefe. Por ejemplo, si siempre fuiste empleado estarás acostumbrado a un sueldo fijo, que puede darte seguridad y tranquilidad. Uno de los beneficios de ser tu propio jefe es que puedes aumentar tus ganancias según tu trabajo, pero no siempre será seguro. Muchas veces tendrás que buscar nuevas alternativas para generar ingresos o reclamar a un cliente un pago.

También, si estás en una empresa grande, estarás acostumbrado a tener un ambiente más ordenado, con un gran equipo de trabajo. El pasar de trabajar con mucha gente a trabajar solo o con un pequeño equipo es un cambio al que deberás adaptarte.

Recuerda que a pesar de todos los planes y la preparación que puedas tener, muchas veces puedes sentir que te falta estabilidad. Mantente seguro y establece planes para los distintos escenarios que se puedan presentar.

Ten en cuenta que son muchos los beneficios de ser tu propio jefe, pero tu eres el único responsable. No tendrás a nadie que te diga que hacer y serás tú el responsable de establecer cuáles son las mejores tareas y la prioridad que debe tener cada uno. Desde la documentación hasta los asuntos financieros, recuerda ser responsable y estar siempre listo ante cualquier eventualidad. Uno de los beneficios de ser tu propio jefe, que algunas personas pueden ver como desventajas, es que tendrás más y mayores responsabilidades, asumirás riesgos y consecuencias, además de dedicarle más tiempo al trabajo.