¡Evítalos! Los errores financieros de los empresarios

0
479

Como empresario conoces la importancia de mantener un manejo adecuado de las finanzas. El dinero es importante y una herramienta para alcanzar nuestros objetivos, pero si no sabemos manejarlo de forma correcta se convertirá en una gran preocupación. El tener un conocimiento para un manejo adecuado de los recursos económicos no solo debe darse en el ámbito personal, sino que es de vital importancia para los empresarios.

El aprender a evitar los errores financieros de los empresarios elimina miedos, da tranquilidad y te permite una mejor planificación a futuro. Esto pasa por tener un plan económico adecuado. Recuerda que emprender es una experiencia maravillosa, pero en la que dependes completamente de tus decisiones si además tienes empleados, tu responsabilidad aumenta.

Por eso, hoy te presentamos los errores financieros de los empresarios que son más comunes:

  1. Iniciar sin ahorros: la idea es tener ganancias lo antes posible, pero el fracaso, la quiebra o el tiempo que nos lleva construir un modelo de negocios exitoso, son elementos que debes tener en cuenta. Uno de los errores financieros de los empresarios que inician son camino es que, al ser muy optimistas, piensan que no es necesario un ahorro que asegure su tranquilidad por algún tiempo y te lleve a cometer menos errores. El tener un “colchón” va a incrementar tus posibilidades de éxito y te dará tranquilidad. Además, te ayudará a cubrir los gastos iniciales, sin la necesidad de buscar clientes de inmediato. Recuerda que de la prisa solo queda el cansancio. Si cuentas con un ahorro importante podrás dedicar más recursos a pruebas, personal o cubrir gastos imprevistos.
  2. Endeudarse: entre los errores financieros de los empresarios que presentan más peligro es el endeudarse. Recuerda que la deuda hace que pagues más a largo plazo, te convierte en un “esclavo” y aumenta tus preocupaciones. Piensa que esto será una carga adicional para tu negocio, tendrás más presión para obtener resultados rápidos y podrás cometer más errores.
  3. Mezclar lo personal con lo empresarial: uno de los errores financieros de los empresarios en los que es más fácil caer en mezclar las cuentas de la empresa con las cuentas personales: estas deben estar separadas claramente.  Uno de los consejos que más se repite para los nuevos emprendedores es tener cuentas separadas para cada aspecto, incluso siendo una necesidad legal en muchas ocasiones. Si no diferencias tu economía personal de la empresarial corres el riesgo de que si una no va bien hundas a la otra o, incluso, que termines afectando ambas. Por ejemplo, hemos visto más de un emprendedor que se ha quedado sin liquidez en su empresa por gastar el dinero de su negocio en unas vacaciones. Confundir el éxito de tu empresa con tu liquidez en tu vida privada es un error común, pero el dinero de la empresa no es tuyo. Además, la aclaratoria y el mantenimiento de cuentas claras evita que cometas errores que pueden repercutir en problemas legales.
  4. No ponerte salario: uno de los errores financieros de los empresarios que es un clásico es no ponerse un salario. En general, cuando se empieza un negocio no se cobra nada ya que se prefiere destinar esos recursos a otras necesidades, sin embargo, esto se puede convertir en un gran problema. ¡No lo olvides! Cada emprendedor debe tener un sueldo mensual acorde a su trabajo. No puedes pensar que estás trabajando de gratis, a pesar de que es tue empresa y que estarás dispuesto a hacer sacrificios por ella. No es necesario que sea un salario demasiado alto, tampoco debe ser comparativo con el del resto de los empleados, pero debe existir y estar previsto en los gatos fijos de la empresa. Si no te fijas un sueldo corres el riesgo de verte tentado a abandonar el proyecto o incluso crear cierto resentimiento.
  5. Qué el éxito financiero de tu empresa sea el único objetivo: el iniciar tu empresa no es tarea fácil. Muchos inician este mundo pensando que así serán más dueños de su tiempo y se sentirán más libres. La realidad es que ocurre todo lo contrario, al menos al inicio de esta aventura, y el trabajo se termina expandiendo hasta consumir tu tiempo libre. Lo mismo ocurre con las finanzas. La mayoría de los emprendedores se enfocan en pagar a proveedores, archivar las facturas, mantener al día la contabilidad, y olvidad sus finanzas personales. Es por esto que se ven escenarios tan absurdos como grandes y exitosos emprendedores que olvidan pagar sus servicios o no logran ordenar sus gastos. El poner a la empresa siempre como prioridad parece anular sus propias necesidades. Otros paralizan sus planes personales y se centran en el negocio: se olvidan de ahorrar, invertir o buscar mecanismos para lograr su libertad financiera. Recuerda que queda mucho camino para tu y tu negocio, necesitas asegurar tu futuro como empresario y como persona y siempre debes ser prioridad, aunque, en la práctica, parece algo muy difícil de alcanzar.