La guía para tomar decisiones empresariales de forma exitosa

0
34

Tomar decisiones empresariales puede ser un proceso complicado. Muchas veces una mala decisión puede poner en riesgo el futuro de tu empresa, por esto es necesario entender como establecer buenas prácticas que reduzcan el número de fallos.

A pesar de que no existe un libro de reglas que enseñe como tomar decisiones empresariales, existen ciertas prácticas que debes seguir para evitar la mayor cantidad de errores.

El proceso de decisión

El tomar decisiones empresariales representa decidir el futuro de la empresa: prosperar o fracasar como negocio. Muchas veces, el proceso de tomar decisiones empresariales se sustenta en un “prueba y error” que puede acabar muy mal. Cuando vemos casos de decisiones acertadas y con poco margen de error, la experiencia y el dominio del sector suelen estar presentes. Ante esto, podemos entender que el proceso de toma de decisiones empresariales pasa por un proceso de aprendizaje, sumado a una intención, la correcta actitud y los valores necesarios para manejar el proceso.

El tomar decisiones empresariales no ocurre por un método único que se pueda aplicar en todas las circunstancias, por lo que será el individuo el que deberá definir el problema y generar alternativas que evaluar y finalmente tomar una decisión y, aunque al decirlo suena como algo sencillo, la realidad es que en la práctica es un proceso bastante complicado.

¿En nuestra contra?

Existen distintas condiciones y circunstancias que inciden en el proceso de tomar decisiones empresariales y hacen más complicado todo el proceso. Entre estas, las más importantes son el riesgo y la incertidumbre. Cuando se identifican los riesgos, se pueden prever las maneras para evitarlos y se reducirá también la sensación de incertidumbre en la persona responsable.

Si se cuenta con poca información sobre el problema, no se conoce la situación al detalle o se desconoce el sector en el que se está trabajando, la incertidumbre será mayor y se estará expuesto a cometer más y mayores errores.

Antes de decidir

Por esto, es importante definir una serie de pasos o procesos previos a la toma de decisiones. Previamente a tomar decisiones empresariales debemos tratar de identificar cuáles son los orígenes o que ocasionó la situación. Luego, esta información debe ser analizada de forma racional para poder identificar futuros problemas que se puedan generar de la situación u oportunidades.

En este momento se puede establecer una escala o lista de prioridades, evitando dejarnos llevar solo por la intuición o las emociones y siendo lo más racionales posibles.

A pesar de que cada persona toma decisiones diariamente, es importante recordar que el proceso de toma de decisiones empresariales se debe hacer de forma consciente y no impulsiva, poniendo especial atención en cada problema.

La mayoría de los errores en la toma de decisiones empresariales ocurren al repetir errores del pasado, justificar las faltas de atención, delegar un número demasiado elevado de tareas, ser dependientes, no tener suficiente compromiso con la responsabilidad y la toma de decisiones de forma impulsiva.

Por esto, un nuevo plan a seguir previo a la toma de decisiones empresariales se puede establecer como:

  • Evalúa la importancia y el peso que tendrá la decisión en el futuro de tu compañía
  • Estima el nivel de conflicto que representa cada decisión a tomar.
  • Recopila toda la información que puedas sobre la situación
  • Establece una fecha límite en la que tendrás que tomar la decisión.

Hora de actuar

Al tomar decisiones empresariales puede seguir una serie de pasos que será adecuado sin importar el tamaño de tu empresa o la razón por la que estás teniendo este imprevisto:

  1. Identifica el problema: muchas veces, no vemos con claridad el verdadero problema al que nos estamos enfrentando. Define de donde proviene y de donde surge la urgencia para solventarlo, para poder decidir cuales serán los mejores criterios para su resolución.
  2. Define distintas soluciones o alternativas: ningún problema tiene solo una solución, por lo que es necesario hacer una lista con distintas alternativas que sea aplicables. Pide ayuda a las personas que trabajan contigo o expertos en el sector. Uno de los errores más comunes al tomar decisiones empresariales es el pensar que es un proceso individual.
  3. Evaluar las posibles soluciones: conociendo ya las alternativas que se presentan, debes poner todas las propuestas sobre la mesa y analizar cada una, entendiendo sus pros y sus contras, además de las consecuencias que se puedan presentar en el futuro.
  4. Elige la mejor solución: luego del tiempo de análisis, elige la decisión más acorde con tus necesidad y objetivos.
  5. Implementa la solución: luego del proceso de tomar decisiones empresariales, debes poner manos a la obra, lo que quiere decir que deberás informar a las personas o empresas afectadas.
  6. Analiza los resultados: ya sean mayormente negativos o positivos, siempre habrá algo de aprender luego de cada toma de decisiones empresariales. Identifica si existen algunos problemas asociados a la decisión que tomaste y evalúa si tu alternativa fue la más adecuada. Cumplir con este paso evitará que tomes decisiones equivocadas en el futuro.