Teletrabajo con niños… ¡Sí es posible!

0
99

Trabajar en casa es una experiencia diferente a la que puede ser difícil adaptarse y aún más si tienes niños. El teletrabajo con niños debe adaptarse ya que será imposible tener una jornada de 8 horas seguidas, por la que tendrás que adaptarse a otro ritmo para lograr la productividad y paz familiar.

Ya son muchos los videos virales en los que vemos a niños interrumpiendo entrevistas televisivas o reuniones de grupo. Así que si te ha pasado algo similar no te debes sentir mal. Son contratiempos del teletrabajo.

Piensa que eres madre y padre 24/7, por lo que el reto del teletrabajo será lograr hacerte cargos de los niños, mantener la productividad laboral y tu bienestar psicológico. Definitivamente suena más fácil de lo que realmente es.

Por lo que, para lograr un teletrabajo con niños exitoso primero tienes que explicarles la situación y recordarles que, aunque estás allí con ellos, estás trabajando. Una buena opción es separar los espacios, por ejemplo, si tus hijos ya saben leer puedes poner un cartel anunciando cuando estés en reunión o simplemente que estás trabajando y que no se te puede molestar a menos que sea una necesidad urgente.

 También puedes fijar horarios para los niños también, fijando un tiempo para hacer deberes, jugar, ver TV. Puedes hacer una hoja con la organización y que sea un calendario familiar.

Sin embargo, en el teletrabajo con niños debes tener siempre presente la flexibilidad. En algún momento te interrumpirán y no es tan grave.  

Es importante que los niños también sean responsables con sus tareas y este será el momento perfecto para recordar la necesidad de que cada uno se dedique a sus obligaciones. Es el momento perfecto para trabajar la autonomía y la imaginación con tus pequeños. No seas tan estricto, haz un espacio para los niños y déjalos que imagen, corran y se muevan.

Obviamente, cada situación de teletrabajo con niños es diferente y mientras más pequeños son más se complica la tarea. En el caso de los bebés puedes aprovechar las horas de la siesta para adelantar tus obligaciones. También puedes aprovechar las primeras horas del día o de la noche.

Recuerda mantener constante comunicación con tu equipo de trabajo y no tengas miedo de expresar ante ellos cualquier complicación que ocurra. Todos entenderán y será más fácil la organización del trabajo si todos son sinceros y comunicativos.

Puedes aprovechar este momento para que los niños asuman algunas responsabilidades en el hogar, dependiendo de su edad. Pueden hacer su cama o guardar sus juguetes. Recuerda no tiene que ser perfecto, pero debes ir creando responsabilidades en el hogar.

Otra buena idea para hacer el teletrabajo con niños es iniciar el día con algo de gimnasio en familia. Servirá para mantenerlos activos e iniciar el día con buen pie.

También si ambos padres están trabajando desde casa pueden tomar turnos para repartir el cuidado de los niños y cumplir con las responsabilidades.

También puedes rescatar la tradición de la siesta después de la comida, para que tengas un momento de tranquilidad y te dediques a las tareas que requieren más concentración.

Ten en cuenta que los primeros días serán los más complicados: toda la familia se está adaptando a una nueva rutina, en una situación especial; la paciencia, tranquilidad y flexibilidad serán clave.

Algunos niños querrán sentirse útiles y ayudar a sus padres en sus obligaciones. Puedes darles pequeñas tareas como organizar papeles o hacer una lista de pendientes. Por ejemplo, te pueden ayudar a organizar una lista por orden alfabético, así estarán entretenidos y aprendiendo. Recuerda que es importante que les transmitas seguridad y confianza.

El uso de la tecnología es un asunto delicado. La idea no es dejarlos todo el día frente a las pantallas, pero si puedes utilizar audiolibros o juegos educativos como forma de entretenimiento. También puedes organizar una noche de películas a la semana con palomitas incluidas.

Para los más grandes, que van al cole, puedes organizar, junto a los otros padres, un momento para que hagan una llamada para hablar de su día o de los deberes. Con esto vas a mantener la relación de los peques con sus amigos y evitar que se sientan aislados. También pueden escribirles cartas o hacerles dibujos a sus tíos o abuelos o ¿por qué no? Que hagan dibujos y manualidades para convertir la casa en una galería de pequeñas obras de arte.

Es muy importante que no te sientas culpable, en algún momento te sentirás que no le estás dedicando demasiada atención a tu trabajo o a tus pequeños, pero te aseguramos que lo estás haciendo bien. Mantén la calma y recuerda que esta es una situación extraordinaria. No pasa nada si no está todo perfecto. Lo primordial es que todos hagamos lo mejor posible y mantengamos la paz en el hogar.