¿Cómo ser un buen jefe?

0
358

Ser un buen jefe no se trata solo de obtener resultados o incluso producir un trabajo galardonado. Todos los buenos jefes saben que también se trata de alcanzar un objetivo corporativo importante: la retención de empleados. Y para las personas que trabajan para usted, se trata de tener otra razón para alcanzar la grandeza en el trabajo, no solo para la empresa, sino también para usted.

Para ser un buen jefe debe trabajar en la construcción de un equipo de confianza que se sienta satisfecho y confiado al estar liderado por usted.

Dicho esto, aproximadamente la mitad de los trabajadores han dejado su trabajo para alejarse de un gerente. Al preguntarles a los empleados qué factores causan días malos en el trabajo, la respuesta principal fue “la falta de ayuda y apoyo de mi jefe”. Es evidente entonces que ser un buen jefe puede ser la diferencia entre una empresa exitosa y una que fracasa.

Pero, ¿y si eres el mal jefe? No solo evita que suba de rango, sino que podría costarle empleados talentosos, sin mencionar las oportunidades laborales futuras o el fracaso de su empresa.

Por esto te presentamos unos tips que te ayudará a ser un buen jefe.

Expectativas claras en todo momento

Pocas cosas frustran más a los trabajadores que sentir que lo han dado todo, solo para que se les diga que no entregaron lo que se esperaba. Todos buscamos una sensación de logro, pero si no sabemos como lograrlo, nunca se alcanzará el éxito.

Para ser un buen jefe, antes de asignar nuevos proyectos o tareas, asegúrese de establecer expectativas claras y envíe por correo electrónico las instrucciones, si es necesario. Luego, programe visitas reuniones para que usted y ellos estén en la misma página.

Atención con la microgestión

No confunda ser el mejor jefe con ser el mejor en todo. De manera similar, establecer expectativas no significa microgestionar el proceso del trabajo. Hágales saber a sus empleados lo que quiere de ellos y permítales que ellos lo gestionen, incluso si cree que podría haber hecho un mejor trabajo usted mismo.

Al hacerlo todo usted mismo, pronto alcanzará su capacidad y explotará.

Para ser un buen jefe tiene que tener en cuenta que ayudar a las personas a crecer también significa dejarlas tropezar, así que déjelas que cometan errores y luego aprenden de ellos.

Desarrolla el talento

Los empleados suelen ser leales a los gerentes que los ayudan a mejorar sus habilidades y, a su vez, sus carreras.

Por lo tanto, anime a su equipo a asistir a conferencias de la industria y tomar cursos para mejorar su conjunto de habilidades, y bríndeles un trabajo desafiante que los ayude a desarrollar esas nuevas habilidades. Para ser un buen jefe debe asistir al crecimiento de todos los miembros del equipo.

Descubra las motivaciones de sus trabajadores

Para ser un buen jefe deber adaptarte a tus empleados, en lugar de esperar que tus empleados se adapten a ti.

Algunas personas de su equipo anhelan la autonomía. Otros responden bien a la retroalimentación periódica. Algunos querrán tener una relación muy formal contigo, mientras que otros trabajarán mejor cuando se sientan como tus pares en lugar de en una relación jerárquica.

Adaptarse a sus empleados significa comprender quiénes son como personas para ser el tipo de jefe adecuado para ellos.

Dar buenos comentarios

Sus trabajadores no pueden mejorar su desempeño si no les dice dónde están yendo mal. Ser un buen jefe tiene que ver con la retroalimentación. Si algo no funciona, dígale a su empleado que no funciona y hágales saber cómo pueden mejorar.

Sea generoso con los elogios, en público y en privado

Un buen jefe reconoce el esfuerzo de sus trabajadores.

Nada hace que los empleados se sientan mejor que se reconozca su arduo trabajo, especialmente en el día a día, mientras lo hacen. Estarán felices de seguir cumpliendo plazos difíciles si saben que sus esfuerzos son apreciados.

Puede enviar un correo electrónico rápido para reconocer las largas horas o el gran trabajo, y asegúrese de destacar esos esfuerzos en reuniones grupales donde sus compañeros y sus superiores puedan escucharlo.

Recuerda que estáis todos juntos

El hecho de que seas el jefe no significa que lo sepas todo. Para ser un buen jefe debe reconocer que todos aportan algo y que todos podemos aprender unos de otros, lo que ayudará a construir una cultura positiva y de confianza.

Un buen jefe es un líder en los equipos, no es un dictador. Intente llevar ese espíritu de inclusión y esfuerzo compartido, y sus empleados querrán ser parte de su equipo, obteniendo más beneficios para el jefe al que están orgullosos de apoyar.

Siempre actualizado

Mantenga una comunicación constante con el equipo para conocer sus dudas y comentarios. Para ser un buen jefe debe estar siempre disponible para escuchar a quien lo necesite.