La guía para tomar buenas decisiones empresariales

0
128

Tomar buenas decisiones empresariales es fundamental para el crecimiento de un negocio. Las decisiones surgen de la necesidad de resolver un problema o de aprovechar una oportunidad potencial.

Recopilar la cantidad adecuada de información y aportes de las partes interesadas es esencial para tomar buenas decisiones empresariales.

El proceso de tomar buenas decisiones empresariales implica identificar un objetivo, obtener la información relevante y necesaria y sopesar las alternativas. El concepto parece simple, pero muchas personas pasan por alto algunas de las etapas críticas y los riesgos que ocurren al tomar decisiones. Siempre que sea posible, es importante tener en cuenta toodos los elementos para tomar buenas decisiones empresariales dadas las circunstancias.

Debe tener en cuenta que al tomar buenas decisiones empresariales se toman en cuenta factores internos y externos. Por esto, se debe considerar a la empresa de manera integral.

Una decisión acertada no hará que una parte del negocio tenga éxito a expensas de otra. Tanto factores internos como externos pueden afectar la decisión y la hoja de ruta de la empresa.

Las buenas decisiones eliminan los conflictos de intereses. Con la transparencia y la aceptación de las partes interesadas durante el proceso de toma de decisiones, las preguntas o inquietudes posteriores al hecho se vuelven mucho menos probables. Los beneficios de este proceso mantienen a la organización encaminada y enfocada, y reducen la rotación.

Tomar buenas decisiones empresariales: todo importa

Seguir un proceso formal con pasos específicos puede ayudar a las empresas a tomar buenas decisiones empresariales más informadas. De hecho, el uso de un proceso de toma de decisiones adaptado al mundo empresarial genera enormes beneficios.

El primer paso es definir claramente que es necesario al tomar una decisión. Puede parecer obvio, pero muchas organizaciones centradas en moverse rápido pueden pasar por alto este paso. Resuma esta decisión de meta de la manera más específica posible.

No se puede tomar una decisión o un objetivo en el vacío. De hecho, es una pérdida de tiempo y recursos a menos que se adapte a una necesidad empresarial. Por lo tanto, el primer paso en cualquier progreso en la toma de decisiones es asegurarse de que su decisión realmente debe tomarse reflejando un objetivo más amplio de la empresa.

Además, en alguna parte del proceso se debe hacer una evaluación. Asegúrese de que al menos uno de los pasos incluya la revisión del proceso y sus resultados, especialmente para uso futuro.

Además, obtenga la aprobación de todas las partes interesadas y manténgalos informados. Capture métricas a lo largo del camino que muestren éxitos, fracasos, los beneficios comparativos de las opciones que ha considerado, e investigue lo que han hecho los competidores, para ayudar a respaldar sus respuestas y mantener el proceso en marcha sin problemas.

Los procesos tradicionales al tomar buenas decisiones empresariales

Hay varios procesos reales diferentes que se pueden utilizar en la toma de decisiones que implican una serie de pasos.

El número de pasos variará, por supuesto, si divide las tareas que podrían estar contenidas en un solo paso en pasos adicionales. Independientemente del proceso que elija, la evaluación es el último paso y las empresas inteligentes se tomarán el tiempo para hacerlo.

Con el tiempo, las organizaciones que utilizan este paso de evaluación pueden obtener eficiencias críticas en el tiempo y el enfoque. También ayuda a garantizar el aprendizaje institucional para la salud general y la fortaleza de la empresa.

¿Qué se debe evitar al tomar buenas decisiones empresariales?

Antes de embarcarse en un proceso de toma de decisiones, es útil tener en cuenta algunos posibles obstáculos. Seguir un proceso es importante, pero evite seguir el proceso de forma automática. Aquí hay algunos problemas potenciales que podrían surgir al utilizar un proceso formal de toma de decisiones:

  • Proceder sin suficiente información o confiar en una sola fuente: si va a seguir un proceso formal, necesitará datos. Documente cada paso y obtenga la aceptación de sus colegas. La información es poder y la recopilación de información de fuentes relevantes pero diversas es fundamental para tomar buenas decisiones empresariales
  • Recopilación de demasiada información: demasiada información o información irrelevante puede ser abrumadora y confusa.
  • Poner demasiada confianza en una opción que puede causar malos resultados: intente identificar una opción u opciones válidas mientras perfecciona un proceso y una decisión.
  • Ser demasiado rígido con el proceso o estar ligado a él: es posible seguir un proceso de toma de decisiones de manera tan estricta que la naturaleza orgánica de una empresa, el personal y sus necesidades se dejen de lado o se ignoren. Incluso cuando esté siguiendo de manera estratégica y con confianza un proceso de toma de decisiones comerciales, usted y su equipo deben tener la capacidad de cambiar si es necesario.