La mejor forma de superar el síndrome del impostor

0
340

Si en algún momento de tu vida profesional te has sentido como un impostor, no eres el único: según un estudio entre el 9 y el 82 por ciento de las personas informan tener pensamientos de este estilo en algún momento.

Las primeras investigaciones sobre el síndrome del impostor se centraron en mujeres exitosas y exitosas. Sin embargo, más tarde quedó claro que el síndrome del impostor puede afectar a cualquier persona en cualquier profesión, desde estudiantes graduados hasta altos ejecutivos.

El síndrome del impostor implica sentimientos de inseguridad e incompetencia personal que persisten a pesar de su educación, experiencia y logros. Para contrarrestar estos sentimientos, podrías terminar trabajando más duro y manteniéndote en estándares cada vez más altos. Esta presión eventualmente puede afectar su bienestar emocional y su desempeño.

Por esto, queremos presentarte algunos consejos para superar el síndrome del impostor.

Atención a los sentimientos

Separe los sentimientos de los hechos. Hay momentos en los que te sentirás estúpido. Le pasa a todo el mundo de vez en cuando. Para superar el síndrome del impostor debes darte cuenta de que el hecho de que te sientas estúpido no significa que lo seas.

Acentúa lo positivo

La buena noticia es que ser perfeccionista significa que te preocupas profundamente por la calidad de tu trabajo. La clave es seguir esforzándose por alcanzar la excelencia cuando más importa, pero para superar el síndrome del impostor debes prestar atención para no perseverar en las tareas rutinarias y superar el momento en que ocurra un error inevitable.

Desarrolle una respuesta saludable al fracaso y a los errores

Henry Ford dijo una vez: “El fracaso es solo la oportunidad de comenzar de nuevo de manera más inteligente”. En lugar de castigarte por quedarte corto, haz lo que hacen los jugadores del equipo deportivo perdedor y obtén el valor de aprendizaje de la derrota. Para superar el síndrome del impostor debes tener un pensamiento positivo, asegurándote que la próxima vez si será exitosa, o al menos mejor.

Revisa tu guión

Sea consciente de la conversación que tiene lugar en su cabeza cuando se encuentre en una situación que desencadene sus sentimientos de impostor. Este es su script interno. Luego, en lugar de pensar: “Espera a que se enteren de que no tengo ni idea de lo que estoy haciendo”, di a ti mismo: “Todos los que comienzan algo nuevo se sienten fuera de lugar al principio”. Es fundamental para superar el síndrome del impostor el prestar especial atención a nuestros pensamientos.

Visualiza el éxito

Haz lo que hacen los atletas profesionales. Dedique tiempo de antemano a imaginarse a sí mismo haciendo una presentación exitosa o planteando tranquilamente su pregunta en clase. Seguro que es mejor que imaginarse un desastre inminente y ayudará con el estrés relacionado con el rendimiento.

Acepta tu papel en el éxito

Para superar el síndrome del impostor debemos ser capaces de interiorizar nuestros éxitos y nuestro papel en los mismo. Las oportunidades llegan a quienes se exponen a ellas. No todo es “justo”, en absoluto. Pero hiciste algo para llegar a donde estás. Dijiste que sí cuando podrías haber dicho que no.

Enfócate en aportar valor

Nos sentimos como un fraude cuando nos preocupamos por nosotros mismo. Para superar el síndrome del impostor podemos enfocarnos en ayudar a alguien más.  Esto es difícil porque ¿y si te odian por eso? ¿Y si se burlan de ti por intentar ayudar? Sin embargo, cuando te des cuenta de como tu experiencia ha ayudado a la otra persona te sentirás mucho mejor contigo y tus logros.

Mantenga un archivo de las cosas agradables que otras personan te han dicho

Cada vez que recibe un correo electrónico felicitándolo por su trabajo, un mensaje de felicitaciones, entre otros, tome una captura de pantalla y guárdelo. Para superar el síndrome del impostor es importante recordar todo lo positivo que hemos alcanzado y cuando no nos sentimos en nuestro mejor momento podemos revisar esos mensajes y recordar cuando ha avanzado y a todas las personas que ha ayudado. Recopile sus victorias, testimonios, lo que sea y luego visítelos cuando se sienta como un fraude.

Deja de compararte con otra persona

Es muy fácil caer en la trampa del impostor al compararte con otras personas. La verdad es que no estás aquí para vivir la vida de otra persona: deje de pensar en los demás y ponga atención a su propio viaje. Para superar el síndrome del impostor debes respetar tu propia experiencia y saber que no eres un fraude, eres tú y tus victorias. Ten en cuenta que lo que ves de otra persona es solo una parte de su trayecto y, probablemente, la más positiva: nunca vemos en Instagram las noches en vela, los fracasos, las lágrimas y rechazos. ¡No te compares con nadie!